Por: Paulina Monarrez

Tomemos Vino, un sueño y un hecho realidad por Bibiana Parra y Arturo Schoelman

 

Mi artículo de hoy, es acerca de dos grandes amigos, apasionados del vino; Bibiana Parra y Arturo Schoelman tienen casi 16 años juntos definidos por un pasado, una vida, una alegría e inspiración, su pequeña Sofía, y un futuro unido a un sueño llamado Tomemos Vino, empresa mexicana que nace de este amor de familia, de pareja, este amor por nuestro país y su vino.

Bibiana Parra y Arturo Schoelman

 

Bibiana Parra, una colombiana que al llegar a México se declaró una ferviente enamorada de nuestra gente, nuestra cultura, pero sobre todo de nuestros sabores, por lo que decide estudiar la universidad en México terminando la carrera de “Administración de Empresas” junto con un “Diplomado en Alta Dirección” especializado en mercadotecnia. Su camino empieza en la empresa de su tío, para luego escalar a “La Negrita” como Plan Manager de la marca Midory, agregando a su portafolio marcas como: Grangelico, Granaqueen, Peer Vodka, Tequila Ocierra  y los vinos chilenos de Miguel Torres. Después de toda esta experiencia con destilados nace su pasión por el vino, un mundo muy diferente que explorar: la diversidad de sus uvas, su paso por las barricas y su fascinante pero compleja elaboración; encontrando así su pasión y tomando así la decisión de emprender el vuelo después de 15 años de aprendizaje.

 

Arturo Schoelman, mexicano, vecino de Chalco “cuando todavía era un lugar bonito para vivir”. En un momento de su vida, su papá, tras jubilarse, decide iniciar con una empacadora de carnes frías, una de las pasiones que Arturo compartía con él, su gusto por los embutidos y las carnes frías, así como el deleite por la gastronomía y el buen beber. La empacadora tuvo el nombre de “Schulman S.A. de C.V.”, pionera en realizar pasta de carne de res, la empresa que elaboraba los sándwiches para Arby’s y la salchicha italiana y tipo Frankfurt para varias empresas transnacionales. Arturo estudió en Puebla, en la UDLA, y llevó durante un tiempo el negocio junto con su familia. Más tarde decidió emprender un negocio de carpintería de lujo y en el año 2003 comienza su carrera en “La Negrita” como gerente de marca del Ron Flor de Caña, donde conoció a Bibiana, quien además era su vecina, y al paso de poco tiempo, al compartir sueños y metas, inician su historia juntos.

 

Siguiendo con su trayectoria, Bibiana llega después al Restaurante “Dominga”, donde experimentó y conoció la importancia del servicio al cliente, del control de inventario, el manejo de recursos, y el valioso contacto con los proveedores; todo este nuevo conocimiento la ayudó a entender lo relevante que es el tener una cava en equilibrio con etiquetas para todos los gustos, ofreciendo diferentes opciones en precios y calidad. Toda esta experiencia le abrió una nueva oportunidad en Monte Xanic, empresa que le inyectó una buena dosis de taninos a su pasión y que le otorgó una visión privilegiada hacia el vino mexicano bien hecho y de calidad internacional.

Bibiana Parra

 

Arturo continúa su camino como director comercial en una empresa de textiles, teniendo a su cargo el sector de exportación, abriendo el mercado para Estados Unidos y Europa; un proyecto que fue guiado e impulsado por él, lo cual le dio un vasto aprendizaje y lo llenó de orgullo. Pero él quería más, encontrar lo que llenara su corazón, así que decide comprar maquinaria para empezar la elaboración artesanal de embutidos, para estos momentos Bibiana estaba embarazada, y mientras ella colaboraba en los eventos y ferias gastronómicas en las que participaba Monte Xanic, Arturo presentaba sus productos artesanales en un pequeño stand.

 

La historia de Bibiana dentro de esta gran empresa mexicana duró cinco años desarrollando sus habilidades en el área de marketing, de imagen y posicionamiento, y donde tuvo la oportunidad de adentrarse en el maravilloso trabajo de los viñedos, -el Dr. Hans, que en paz descanse, me enseñó mucho sobre el amor y la pasión que uno debe de tenerle al vino, él te hablaba siempre con mucha sencillez, siempre nos involucraba, haciéndonos sentir como parte de su familia, de Monte Xanic-.

 

Después de vivir tan de cerca el mundo del vino nacional ella se posiciona como directora comercial en la importadora de vinos “Cavisa”, dónde conoció más del mercado de vinos chilenos, argentinos, españoles, franceses e italianos; sin embargo, no se sentía completa, le faltaba el vino mexicano y el fervor que sentía por nuestro país. Bibiaba y Arturo, haciendo una mancuerna perfecta y representando esta gran pasión que comparten, es como nace Tomemos Vino, empresa dedicada 100% al vino mexicano, la cual nace después de un ir y venir, como un pegamento a cada fisura que les faltaba por completar juntos, por un lado, Bibi, experta en marketing y negociación; y Arturo en operaciones, on trade en centros de consumo y logística de los productos. Lo que hace que Tomemos Vino sea lo que es, es sin duda la unidad de sus dos pilares, dos personas que se aman y que tienen sueños comunes que cumplir.

 

Actualmente Tomemos Vino es una empresa que cuenta con atención personalizada al cliente, atención de proveeduría, de un día para otro; capacitación acerca del vasto mundo del vino, es una empresa que brinda también experiencias vinícolas y que pone en contacto directo a los enólogos y los consumidores.

 

La primera bodega con la que empezaron a trabajar fue Santa Elena de Aguascalientes, una región de nuestro país que para muchas personas sigue siendo joven en esta industria; sin embargo, Bibiana Parra ha podido demostrar lo contrario, rompiendo los paradigmas sobre los estereotipos que se tienen con el apoyo de Ricardo Álvarez, ganadero y apasionado del vino, gracias su confianza, Tomemos Vino es una realidad y ya cumple tres años de servicio, contando actualmente con otras marcas como: Torres Alegre y Proyecto Vinícola MX (con vinos de Sudáfrica y de Querétaro), marcas de excelente calidad y que ponen en alto a nuestro país.

 

Sigue a esta empres mexicana, a través de sus redes sociales:

FB: Tomemos Vino

Twitter: tomemosvinoags

Instagram: tomemos_vino

Recuerden consumir vino mexicano,  ¡Salud!

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorEl Pavo y la Cena de Navidad
Artículo siguienteGuadalajara estrena uno de los mejores Planetarios del mundo
Paulina Monarrez Cordoba
Comunicóloga de profesión; periodista, apasionada de las palabras por vocación, amante de la fotografía, del vino, de los viajes, las experiencias y los grandes amigos. Socia-Fundadora de la plataforma de comunicación DELICIAS TERRENALES dedicada a crear estrategias de comunicación y relaciones públicas para el posicionamiento y difusión de la industria restaurantera, gastronómica, bebidas, estilo de vida, bienestar & salud. Cuenta con más de 10 años de experiencia en edición de contenidos sobre bebidas, gastronomía y estilo de vida. Fue editora principal de la revista El Conocedor durante 5 años. En 2014 fue nombrada y reconocida como una de las 5 mejores editoras del ramo gastronómico y de vinos por la revista Líderes Mexicanos. Actualmente escribe para distintos medios digitales de la Ciudad de México. Tiene su propio blog: APASIONADOS DEL BUEN VIVIR, difundiendo y compartiendo experiencias entorno al buen vivir, beber y comer.

Dejar respuesta