Por: Paulina Monarrez Córdoba

Chefs, cocineros y empresarios restauranteros han convertido esta ciudad en un semillero de extraordinarias propuestas gastronómicas; prueba de ello es su nominación en los Food & Travel Awards 2017, estos han abierto votaciones para los miles de lectores que darán sus preferencias por las mejores ciudades, restaurantes, líneas aéreas, cruceros y más. Este año la votación esta abierta y esta hermosa ciudad colonial se encuentra presente para ser votada: Destino gourmet 2017.

La gastronomía en San Miguel de Allende ha experimentado un boom increíble en los últimos años, al caminar por sus calles los viajeros pueden ir descubriendo los deliciosos restaurantes ubicados en los diversos puntos de esta hermosa ciudad colonial. Desde tradicionales sabores mexicanos con incorporación de increíbles productos locales hasta exquisitos y exóticos platillos inspirados en diversas culturas, de Chefs que han ido y regresado y de viajeros que han sentado base en esta ciudad, San Miguel es hoy por hoy el destino gourmet.

Fotografía de Uriel Santana

Detrás de cada puerta de la ciudad se encuentran rincones divinos e inesperados en donde los visitantes pueden vivir experiencias gastronómicas que saltan a cada paso, desde los sofisticados “Bovine”, “The Restaurant”, “Nextia”, “Jacinto 1930”, “Moxi”, “Trazo 1810”, y las diversas experiencias que ofrece el “Hotel Rosewood SMA”, hasta los tradicionales elotes tatemados con crema en el Parque Juárez, el viaje gastronómico es maravilloso.

Chef Paul Bentley

Dentro de las grandes aperturas definitivamente hay que citar en 1er lugar a “Bovine”, cuyo Chef Paul Bentley y el rey de la hospitalidad Bruce James han añadido dos estrellas de la hospitalidad en México. Su cocina es una reinterpretación del concepto tradicional de carne-verduras, con majestuosos cortes centrándose en técnicas y tendencias vanguardistas. Han diseñado comida con sabor de hogar con sabores en capas y complejos que traen una sorprendente experiencia culinaria “metro-chic” a esta ciudad.” Oriundo de Australia, el Chef Paul describe su menú como simple, sincero y honesto, -La carne es madurada en seco justo en nuestra cocina, la charcutería casera, es por esto que es un concepto Brasserie-. El bar contará con cómodos asientos con el fin de crear un ambiente casual y acogedor. Se destacará el uso de productos locales y nacionales. Añadiendo profundidad y diversidad a la experiencia culinaria. Estará abierto para comidas y cenas, todos los días de la semana. La recomendación: Asados en salsa gerbiche, yema curada y aceite de cebollino, Rack de cordero en costra de ajo negro, y el exquisito pay de limón.

Fotografía de Uriel Santana
Fotografía de Uriel Santana

Otro de los lugares icónicos de San Miguel Allende es el Hotel Matilda, quien ha recibido numerosos elogios de las mejores revistas, incluyendo el ranking reciente del Mejor Hotel de México en Condenast Traveler’s 2016 Reader’s Choice Awards.
En Matilda, Enrique Olvera tiene como lienzo de presentación el increíble mural de Claudio Limón, el cual explota en colores, tales como las creaciones de los platillos que presenta Moxi en su carta. La Recomendación: Huevo perfecto en maíz, salsa ranchera y aguacate, una creación, además de estéticamente única, posee una explosión de sabores.

Hablar de grandes Chefs en San Miguel nos remite a Matteo Salas, quién sin duda alguna ha conquistado cientos de paladares en “Jacinto 1930” y “Áperi”, ambos restaurantes de inspiración mexicana los cuales muestran el gran talento que lo ha llevado a ser reconocido como emblema gastronómico en la ciudad. Su gran inspiración por la cocina mexicana y los productos locales hacen de sus creaciones bellezas a la vista y al paladar. La Recomendación: Pulpo al grill con pork belly, o la pesca de la semana en ceniza de vegetales, pozole verde de maíz cacahuazintle en salsa de chile ajo, tlayuda de aguacate y rábanos, así como la suave lengua de res asada con verdolaga, puré de zanahoria y coliflor, chips de papa y lentejas, chuleta de cerdo Berkshire adobada y asada, puré de papa itsmeño, encurtido de col y zanahoria.

Fotografía de Uriel Santana

Con el arte como inspiración el Hotel Rosewood entrega varios espacios en donde los viajeros gourmet pueden deleitar sus sentidos de la mano del Chef Carlos Hannon, un viajero que reúne en sus fogones lo mejor de todo el mundo. Dentro de los diversos restaurantes y la icónica terraza “Bar de tapas Luna”, este monumental hotel ofrece sabores para todos. En su bar la carta presenta platillos japoneses con sabores exquisitos, mientras que en su restaurante “1826” nombrado así ya que la ciudad de San Miguel de Allende fue rebautizada en honor a su hijo más famoso, el héroe de la Independencia mexicana, Ignacio de Allende. En homenaje a esta fecha, se honran las tradiciones y herencias culinarias de México. El menú ofrece platillos que conservan los sabores tradicionales de la cocina Mexicana más clásica, utilizando productos artesanales orgánicos y cultivados en la región. El Restaurante 1826 ha adoptado la filosofía “del huerto a la mesa,” y ha formado alianzas con granjas cercanas y los productores de alimentos frescos para enriquecer el sabor de todas sus preparaciones. Los huéspedes pueden elegir entre comer al aire libre en el patio rodeados de los exuberantes jardines que rodean a la Casona, o en el interior, cerca de la bulliciosa cocina artesanal abierta.
Caminando un poco más el “Hotel El Palomar” con una vista de ensueño hace de su “Antonia Bistró”, uno de los lugares más visitados y fotografiados. Los mercados locales se encuentran llenos de ricos y coloridos productos locales, ahí los cocineros de la ciudad pueden encontrar ingredientes como los pepinos-sandía, lavanda, riquísimos hongos, quesos de la región, exquisitos brotes que explotan en el paladar y otros muchos suculentos frutos de la tierra que hacen de los platillos un verdadero manjar.
Dentro de lo tradicionales “Los Milagros II”, “María Xoconostle”, “Cumpanio” y la “Puertecita”, entregan deliciosos platillos que son disfrutados por todos. Un recorrido por el Jardín Principal también ofrecerá exquisiteces como la nieve de garambullo o la de lavanda, que harán desde a los más pequeños hasta los más grandes los más felices.

Por la noche las terrazas de la ciudad ofrecen botanas, pizzas y fresquísimas opciones en mixología. En las barras de San Miguel se encuentran muchos de los grandes talentos en esta especialidad los cuales han ganado innumerables concursos tanto en México como en el extranjero.

Los invito a continuar caminando por San Miguel de Allende, el corazón de México, y descubrir toda una infinidad de deliciosas opciones.

Para votar: www.foodandtravel.mx/awards/

Viajar es mucho más que ver cosas; es un cambio profundo y permanente de las ideas de la vida.

 

Dejar respuesta