Por: Diana Calderón

Pues si como todos sabemos, las fiestas de fin de año son las ideales para que las familias se reúnan y pasen momentos de risas, buena comida, se vean quienes durante el año no pueden hacerlo o que haya un reencuentro entre quienes viven en ciudades distintas, por supuesto todos queremos pasar el tiempo con nuestras propias familias, pero ¿Qué pasa cuando ya estamos comprometidas o casadas? generalmente empieza el conflicto, sobre todo si es la primera navidad que los novios deciden pasar juntos, porque ambos quieren el tiempo con su propia familia, por lo que es el momento  de ser empáticos con la pareja, hablar claramente de lo que queremos en las fiestas y decidir juntos que fecha pasar con la familia de quien.

Aunque yo no estoy casada ni comprometida todavía,  ya me toca tomar decisiones de este tipo; precisamente este año ha sido muy especial porque mi abuelito falleció y hemos pasado una situación complicada por salud de mi hermana menor, así que pensaba pasar ambas fechas con mi familia, acompañando a mi mamá y mis hermanos en casa de mi abuelita, disfrutando de la compañía de todos, pero ¡sorpresa¡ olvidé que José y yo tenemos que tomar la decisión sobre donde pasar las fiestas y este año al parecer nos toca pasar navidad en Guadalajara con su hermana y el resto de su familia y año nuevo con la mía, lo único malo es que al día de hoy solo sé que mi mamá y mis hermanos pasarán navidad en Cuautla pero del fin de año no se nada.

En fin, lo que quiero decir con todo esto es que en el momento en el que tienes una pareja y la relación es seria y estable, vivan o no vivan juntos, planeen casarse o ya lo estén, debemos aprender a ser sensibles y a tomar una decisión en pareja sobre donde pasar estas fechas y aunque puede llegar a ser muy estresante para ambos, es necesario saber negociar y también debemos ceder para no generar problemas.

Para todas las parejas, sobre todo si se acaban de comprometer las fiestas decembrinas son una época romántica y emocionante pero si deben pensar que se tendrán que dividir para estar con ambas familias y que pasar la noche con tus suegros (o futuros), sumado a las preguntas incómodas de las tías y abuelas, así como la necesidad de mantenerse en un presupuesto ajustado para comprar los regalos de ambas familias puede tener resultados negativos en la pareja, porque es muy probable que la presión haga explotar y las discusiones y enfrentamientos estén a la orden del día, por eso debemos mantenernos tranquilas porque para todo hay una solución.

Cada familia es un mundo y dentro de su religión y cultura existen unas tradiciones que se llevarán a cabo o no, por lo que se pueden generar situaciones incómodas para la novia o el novio que no pertenece a la familia, por esa razón es importante comprender que la pareja proviene de otra cultura y costumbres distintas, así que la forma de hacer las cosas será diferente y también debemos respetar si no le gustan o bien si no apoya la forma de pensar, recuerda siempre que a ti te puede pasar lo mismo y vas a querer respeto y apoyo.

Es de suma importancia hablar con la pareja directamente de como vives tú las vacaciones y de lo que es importante para ti, solo así se puede valorar la situación, llegar a un punto en común y evitar posibles tensiones posteriores, además a nivel personal es importante que controles tu comportamiento, porque aquello que para ti carece de importancia puede ser todo lo contrario para la familia de tu pareja.

No te estrés por las preguntas incómodas, seguramente llegará quien te haga preguntas como ¿Para cuándo es la boda? O ¿Cuándo tendrán niños? O bien harán comentarios cuestionando por qué viven juntos sin casarse, tu procura siempre mantenerte tranquila y no te estreses, recuerda que en todo momento pueden toparte con personas que no piensen igual que tú y también debes respetar eso, no sientas presión por esas cuestiones, porque solo estás pasando un tiempo con ellos, no te agobies, al día siguiente podrás continuar con tu vida como si nada.

Casi todas le tememos a pasar el tiempo con nuestros suegros–todas hemos escuchado que son terribles- pero en realidad no todos son así, en mi experiencia puedo decirles que jamás me han tocado malos suegros y la actualidad no es la excepción, pero en el caso de que casi no convivan con sus suegros, tomen las cosas relajadas, no entren en controversias y procuren siempre ser corteses con ellos, si nosotras ya elegimos a nuestra pareja, debemos tener en cuenta que viene en paquete con papás, hermanos, primos, tíos, abuelos, así que tratemos de pasarla lo mejor posible, porque recuerden que si nosotros ponemos una barrera, será mucho más difícil interactuar con ellos.

Una vez dicho todo lo anterior solo debemos recordar siempre que no solo para nosotros es difícil pasar el tiempo con la familia política, para nuestra pareja también, porque también debe adaptarse y entender a la nuestra.

Decidan lo que decidan, procuren ambos estar en la mejor disposición de disfrutar juntos estas fiestas tomando en cuenta que el tiempo con las familias viene por añadidura, o si prefieren pueden ahorrarse todo esto saliendo de viaje ustedes dos solos, lejos de todos.

Compartir
Artículo anteriorPrepara un menú Navideño saludable
Artículo siguienteEste fin de año incluye cacahuates en tu dieta para disminuir es estrés y cansancio
Diana Calderon Sanchez
Veracruzana radicada en la Cd. De México, ha colaborado en la Revista Digital Sentido de Mujer y en Noticias CYR Veracruz publicando artículos con enfoque de género y temas de salud, bienestar y belleza, y colaboró en dos ediciones de la revista impresa M de Mayo en circulación en el estado de Morelos, Guerrero y Puebla; actualmente tiene un blog De Treinta y Mas (www.detreintaymas.com.mx) y colabora con publicaciones quincenales en Glam Weddings. Fundadora de la comunidad de mujeres emprendedoras y empresarias EmpoderArte Mujer México, buscando concentrar el mayor número de emprendedorxs en la Ciudad de México y los alrededores con la finalidad de brindarles capacitación, alianzas de negocios, contactos y una plataforma digital que ayude a hacer crecer cada uno de sus negocios; también se dedica a dar asesorías jurídicas y a apoyar a las emprendedoras en el tema de contratos, además de capacitarlas en el área jurídica básica para el emprendimiento en México. Asesora de Imagen desde noviembre del 2017, egresada del Centro de Estudios y Gestión de Imagen y busca especializarse en trabajo de asesoría de imagen para mujeres emprendedoras y para novias. Tiene dos fundaciones dedicadas a la prevención y promoción de la salud y colabora con la Fundación Juventud y Vida A.C. en Cuautla Morelos y la Fundación Casa Hogar Amparo IAP en Ciudad de México.

Dejar respuesta