Por: José Cruz

Psicoterapeuta Gestalt y educador sexual

En esta ocasión me gustaría hablarte de un tema bastante mencionado pero muy poco conocido: “Las disfunciones sexuales” y es que, desafortunadamente, muy pocas personas tenemos acceso a la educación sexual y a eso súmale una religión en la cual está mal visto sentir placer y una sociedad en la cual el hombre siempre tiene que estar preparado para coger aunque no tenga ganas…

 
Y pues, desafortunadamente así es como vamos creciendo medio aprendiendo, medio conociendo, medio disfrutando y por ende hay muchas consecuencias, entre ellas las disfunciones sexuales.
 
Pero, veamos que es una disfución sexual y sus características:
 
4
 
En esta definición, me quiero detener a reflexionar un poco y lo voy a poner en letras mayúsculas por que es muy importante: NO ES NORMAL QUE TE DUELA, QUE TE ARDA O QUE TE SIENTAS MAL. Cada una de tus practicas sexuales, desde el autoerotismo hasta la penetración deben ser consensuados, disfrutables y placenteros, libre de violencia o de pensamientos y sentimientos negativos como: la culpa, tristeza, ansiedad, etc.
 
Si tus practicas están libres de todo esto y aun así, sientes que no puedes llegar al clímax o te quedas con ganas de más, entonces, es momento de revisar si en tu caso existe una disfunción sexual. Pero no es tan de sencillo, aquí te va otro filtro: “Cualquier hombre puede ocasionalmente experimentar fallas en la respuesta sexual (deseo, excitación u orgasmo), sin embargo se habla de disfunción sexual cuando el problema se presenta durante un tiempo, por lo menos tres meses y de manera persistente, es decir, se repite el problema una y otra vez durante esos tres meses
 
Si ya llegaste hasta aquí y aún sigues con angustia, te puedo decir que entre más angustia exista en tu cuerpo, menos te va a responder para dar y recibir placer, así que lo primero, es eliminar estos sentimientos. 
Y es que en mi experiencia, la mayor parte de las disfunciones sexuales son temporales o provienen de bloqueos emocionales así que paso a pasito. Antes de probar cualquier medicamento por que lo único que harás será disfrazar tu necesidad y en el fondo vas a seguir sintiéndote insatisfecho… Por que, mientras no satisfagas la necesidad real (abandono, amor, compañía, venganza, odio, etc.) no vas a poder ser feliz plenamente.
 
Ahora bien, si ya eliminamos estos sentimientos que no construyen a un erotismo pleno y aun hay disfunicionalidad, entonces es momento de canalizar a un médico especialista para poder dar un tratamiento adecuado. Él realizara estudios para determinar si la disfunción es física y poder ayudar con algún tratamiento.
 
Te voy a dar una pequeña clasificación de las disfunciones sexuales en un lenguaje muy sencillo, para que puedas darte una idea y descubrir si en ti hay algo anormal que necesite ser tratado.
 
Disfunciones sexuales masculinas: 
 
  • El deseo sexual hiporactivo: No tiene ganas =(
  • El deseo sexual hiperactivo: Tiene demasiadas ganas 😉
  • Disfunción eréctil: Quiere pero no se le para =(
 
  • Eyaculación precoz: ¿Qué?…  ¿ya?… ¡¿Eso es todo?!
  • Eyaculación retardada: ¡Yaaa, por favor ya quítate de aquí!
  • Insensibilidad orgásmica: Ya casi… ya casi… ya casi… ya casi… #oknot
  • Evitación sexual fónica: Es que te respeto demasiado, lo nuestro no es solo carnal
 
 
Disfunciones sexuales femeninas:
 
  • El deseo sexual hiporactivo: *contrata neflix, seguro, se sabe todas las series
  • El deseo sexual hiperactivo: ¡Qué te bajes te digo! Me vas a dejar bien flaco…
  • Anorgasmia: ¡Cuándo termines me tapas! 
  • Vaginismo: Cerrado por reparación. 
  • Dispareunia: ¡¡¡Qué doloooooor!!!
  • Evitación fóbica: Ahorita no, tengo jaqueca.   
 
Siempre es muy importante no tratarla solo, busca ayuda de un especialista, para eso hay sexólogos especializados en el tema.
 
¡¡Saludos!!

Dejar respuesta