Con información de agencias especializadas

Esto es lo que sucede apenas anuncias que te comprometiste: la gente ve tu anillo nuevo y directamente preguntan cuándo es el gran día. No estamos seguros de si creen que ya tenías todo planeado antes de dar el sí o si creen que lo planeaste todo en la media hora que tardaste en llegar a casa de tus padres a dar la noticia. 

 

Sea como sea, sabemos que planificar tu boda y, sobre todo, escoger el día adecuado, no es algo sencillo. Por ello, en conjunto con 2×3, decidimos traerte estos 7 consejos que te facilitarán la vida a la hora de tomar la decisión.  

Considera el calendario de tu salón

Saber dónde será tu boda es una de las principales preocupaciones cuando de escoger la fecha se trata. Seguramente querrás casarte en alguna fecha especial para ti, pero primero debes encontrar un salón que esté disponible ese día, así que mejor espera un poco antes de grabar la fecha en toda tu decoración. La verdad es que los salones, sobre todo aquellos con gran demanda (o los más económicos) suelen reservar con mucha antelación. 

 

No pidas demasiados consejos

Consultar a los invitados más importantes sobre su disponibilidad suele ser una buena idea (de lo contrario se sentirían fatal si no pudieran ir), pero una vez que has escogido la fecha, resístete a la necesidad de preguntar qué piensan al respecto. En pocas palabras: una vez escogida la fecha, mientras menos opiniones al respecto recibas, mejor. 

 

Toma en cuenta la temporada

Quizá siempre has soñado con una boda veraniega, o por el contrario deseas casarte durante una gran nevada. O tal vez sólo quieres que sea cuando tu pareja esté de vacaciones, de manera que puedan irse de luna de miel. Independientemente de cuál sea tu temporada soñada y por qué, tomar en cuenta la época del año puede ayudarte a reducir la lista de salones a aquellos que estarán disponibles para ese entonces. Ten en mente que seguramente podrás cerrar un buen acuerdo durante el invierno, pero la primavera y el otoño son temporadas más populares, por lo que probablemente será más costoso tener una boda genial en Halloween, por ejemplo. 

 

En caso de que ya estés convencida de que tu boda será un éxito solo durante una estación en específico, considera que cada estación tiene sus contras: el verano puede ser caluroso para la ropa formal, durante el invierno podría llover o incluso nevar y la primavera y el otoño son impredecibles. Así que no te empeñes demasiado en un día específico, no hay mejor día que todos los días del año.

 

Piensa en el tiempo que pasará entre el compromiso y la ceremonia

Hay pros y contras para los compromisos largos y cortos. Si tienes cuatro meses, tomarás decisiones como si estuvieras en medio de un incendio, porque así se siente. Si tienes dos años, en cierto punto comenzarás a preguntarte si de verdad habrá boda. Así que, de poder elegir, haz un plan que se adecúe a ti. Por cierto, si eres del tipo de persona obsesiva que planifica todo con demasiada minuciosidad, preferirás tres meses de estrés que tres años de obsesión. 

 

Considera los compromisos de tus amigos y allegados

No es una competencia de quién pone el anillo primero a quién, pero sí debes considerar las fechas de tu hermana, prima, amigas, entre otras, como importantes al momento de elegir la tuya. 

 

Imagina que faltando un mes para tu boda y en el clímax de los gastos, una vieja amiga en otro país llame para decirte que se casa. Probablemente deberás pasar por la vergüenza de decir que no podrás asistir o, de lo contrario, cambiar un poco tu presupuesto. 

 

De igual forma, si tú y algún pariente quieren que miembros de ambas familias viajen para asistir a vuestras ceremonias, consideren escoger fechas cercanas, de manera que ellos puedan hacer un único viaje. 

 

Si no eres flexible con la fecha, selo con todo lo demás

 

Si estás 100% segura de que quieres una fecha específica y nada te moverá de ahí, está consciente de que deberás ser flexible con el salón y la organización, o al menos tienes que saber que deberás realizar depósitos con mucho tiempo de anticipación. 

 

Ten en cuenta los eventos locales

Tal vez en tu ciudad haya un festival de cine el fin de semana o un gran evento deportivo en la misma fecha. Seguramente no puedas recordarlo todo, pero puedes consultar un calendario de eventos y escoger la fecha de acuerdo a ello. 

 

No te mentiremos diciéndote que puedes planificar tu boda sin estresarte, sabemos que no lo es. Pero por otra parte podemos decirte que finiquitar la fecha suele ser más sencillo de lo que crees. Porque al consultar el salón, verás que solo tiene un par de días libres, además, solo hay dos semanas al año donde estarán de vacaciones. 

 

Sea cual sea la razón, cuando te pongas en ello, verás que la fecha se escoge por sí sola cuando consideras todos los factores. 

 

Dejar respuesta