Por: Diana Lovar

Maquillista profesional y blogger

Pocos se habla del stress nupcial que viene seguido de “dar el sí”… Y entre ese coctail de adrenalina, oxitocina y ajetreo que conlleva el planear tu boda, es normal que olvides darle la atención que requiere uno de los detalles más importantes del gran día: El maquillaje.

¿Qué presupuesto asignar? ¿Con cuánto tiempo de anticipación debo comenzar a buscar maquillista? ¿Cómo elegir al maquillista adecuado? ¿Es muy necesaria una prueba de maquillaje? Son algunas de las preguntas más comunes de las novias…

Te apoyaré con los puntos más importantes a considerar para elegir al maquillista ideal.

• Designa un presupuesto con anticipación

Muchas veces, entre tantos gastos “fuertes” (banquete, souvenirs, música, fotografía, etc…) dejamos en segundo plano el presupuesto de nuestra imagen. El anticipar el gasto te permitirá elegir el maquillista que mereces y con el que te sientes realmente identificada, y no quedarte la opción barata, porque fue para lo único que te alcanzó… Si invertiste tanto dinero en la boda, lo idóneo será que salgas en las fotos como te mereces: hecha toda una reina, ¿Cierto?
• Identifica tu estilo

Romántica, conservadora, súper atrevida, sensualona, glamourosa o más alternativa y ecléctica, debes tener claro qué imagen deseas proyectar en tu gran día -esto a su vez te ayudará a hacer match con el vestido, peinado, tocado, accesorios, etc-. Será el punto clave que hará más fácil tu búsqueda. Si tienes dudas, opta por algo clásico y glamouroso.
Recuerda que lo atemporal, nunca pasará de moda (y menos si se trata de bodas).

• Cuanto antes, mejor

Te sugiero como maquillista, comenzar la búsqueda al menos 5-6 meses antes de la boda, por tres razones:
I. Garantizas que la fecha esté disponible.
II. Podrás reservar la fecha con cierta cantidad ($) y armar un plan de pago muy cómodo -y con suerte, obtener algún descuento si liquidas varios meses ántes-.
III. Si algo no sale como deseas durante la prueba de maquillaje, aún tienes tiempo de considerar otras opciones, libre de estrés.

Puedes iniciar la búsqueda de maquillista en tu circulo social cercano, si alguien te recomienda alguno, comienza revisando sus redes sociales o solicitando su book (fotografías de sus trabajos), o bien, realiza una intensa búsqueda en la web y redes sociales y si tienes dudas al respecto, no dudes en preguntar.

• De la vista nace el amor
Si bien, la mayoría de los maquilladores somos versátiles, recuerda que al ser un arte, cada quien tiene su sello personal, revisa si te sientes atraída por su estilo y agenda de inmediato tu prueba de maquillaje (que te servirá principalmente para saber si su trabajo es compatible con tu estilo y elegir el look final). Te recomiendo hacer la prueba, por ejemplo, un viernes en la tarde, y ver cómo se comportan en tu piel los productos y qué tan cómoda te sientes con el look en público.

Recuerda que la prueba es eso, una prueba, en la que te mostrarán las propuestas en estilos y colores hasta que quedes satisfecha, es probable que te maquillen un lado de la cara distinto al otro (para que compares), NO te confíes a usar tu prueba de maquillaje para la sesión de fotos, si requieres maquillaje para sesiones fotográficas, coméntaselo al maquillista para que pueda hacerte un paquete personalizado.
• “Quiero el maquillaje de ésta foto…”
La pesadilla de cualquier maquillista. Todas tenemos rasgos y colorimetría diferentes, por lo tanto, la misma técnica o color se le ve totalmente diferente a una persona de otra, así que, si bien es bueno ver algunas fotografías para poder inspirarte, no te recomiendo encasillarte en una copia fiel de tal o cual look.
Tu maquillista te hará una propuesta basada en lo que deseas pero con los colores y técnicas que favorecen más a TUS rasgos, confía en sus habilidades.

• ¡Habla ahora!
¡No te calles nada! Es el día de la prueba ¿ahora qué?
Dale a tu maquillista tantos detalles como te sea posible acerca de lo que tienes en mente, y observa su habilidad para escucharte y plasmar lo que deseas. Entre más pistas sobre lo que te gusta le des, es más probable que quedes con el resultado.
Tu maquillista debe inspirarte confianza y libertad hacer peticiones, si algo no va con tu estilo o no sientes que te veas como esperabas, debes dejarlo claro durante la prueba. Alguien profesional te presentará una nueva propuesta o corregirá esos detalles que no te enamoran, de no ser asi… ¡Next!, esa persona no es lo que buscas.
Si te da la impresión de no saber con certeza lo que está haciendo, puede que sea verdad…
P.d. Este día es una excelente oportunidad para abrirte a su propuesta y escuchar un consejo profesional.

• La salud ante todo
Antes de la prueba, debes observar -por el bien de tu salud ocular y cutánea- que tu maquillista cumpla con ciertas medidas de higiene básicas.
Revisa, por ejemplo, que las brochas tengan un aspecto limpio y huelan bien, que la base de maquillaje y productos sean hipoalergénicos y no tengan un olor extraño, y que use los desechables correspondiente.

MUY IMPORTANTE: debe usar un aplicador desechable NUEVO para aplicarte máscara para pestañas y uno para gloss o labial, y colocarlo en la basura al terminar de maquillarte, o bien pincel desinfectado y limpio) para reducir riesgo de contraer acné (si señoritas, es posible y muy común), herpes o conjuntivitis, entre otros… (de nada)

Estoy segura que si consideras éstos puntos, todo saldrá excelente y tendrás un punto menos de que preocuparte, recuerda que menos estrés para tí = boda perfecta.

Dejar respuesta